La Justicia da a una madre, con dos menores a su cargo, una segunda oportunidad al perdonarle una deuda de 208.000 euros que le impedía sacar adelante a su familia. El despacho especializado Canarias Sin Deuda ha llevado la tramitación del caso que ha concluido con la cancelación total de una deuda acumulada durante años.

La Ley de Segunda Oportunidad es el mecanismo legal que ha devuelto a esta familia su libertad financiera. 

Según explica la gestora del Departamento Jurídico de Canarias Sin Deuda, María Medina “La situación de insolvencia de nuestra cliente se produjo a causa de una pérdida significativa de ingresos tras su separación, en 2019. Pese a tener un trabajo indefinido, para mantener su nivel de vida y hacer frente a los gastos básicos diarios y de manutención de sus hijos y al pago de la hipoteca tuvo que recurrir a préstamos con lo que la deuda iba en aumento”.

“En la mayoría de los casos de insolvencia que buscan amparo en la Ley de Segunda Oportunidad, la situación financiera de la persona afectada tiene raíces en una deuda acumulada a lo largo de varios años. En este caso, la deuda se originó a raíz de su separación y divorcio, cuando la afectada sufrió una pérdida notable de ingresos y la incapacidad de afrontar los pagos de la hipoteca, lo que supuso la pérdida de la vivienda”.

La precaria situación económica le forzó a trasladarse temporalmente, junto con sus hijos, a la casa de su madre, generando un impacto significativo en su estabilidad emocional. Ante la falta de alternativas para liberarse de la abrumadora carga financiera, la afectada tomó la decisión de recurrir a la Ley de Segunda Oportunidad para restablecer su situación económica. Gracias a ella ha podido librarse de 208.000 euros de deuda acumulada.

Ir arriba