Casi siete de cada 10 hogares canarios está endeudado, según un estudio de Canarias Sin Deuda, despacho especializado en la tramitación de la Ley de Segunda Oportunidad. El 69% de las familias de las islas acumulan deudas con diferentes entidades al recurrir a financiación para hacer frente a sus gastos habituales, siendo los principales, el pago de la vivienda y los suministros, la cesta de la compra y el transporte.

Aunque el endeudamiento no siempre es malo, ya que se emplea para comprar por adelantado, los expertos de Canarias Sin Deuda advierten de que éste puede ser un problema cuando la  proporción de financiación ajena de las familias frente a su patrimonio o su renta, compuesta principalmente por los rendimientos del trabajo, supera el 40%.

Los expertos de Canarias Sin Deuda aseguran que en la gran mayoría de casos de grave endeudamiento que analizan “los hogares canarios no soporta el más mínimo gasto extraordinario que terminan cubriendo con préstamos preconcedidos”. Este tipo de gastos imprevistos suele deberse al pago de averías, por ejemplo de un vehículo, o ante una reducción significativa e inesperada de ingresos por un ERTE, una baja laboral prolongada o la pérdida de un empleo.

Según la abogada de Canarias Sin Deuda Simone Panzanelli “Una de las características del endeudamiento de los hogares es la falta de cultura financiera y el desconocimiento, en muchas ocasiones, de las condiciones y la letra pequeña, como por ejemplo por el uso de tarjetas de crédito, algunas de ellas como las revolving, cuyos intereses son muy altos”. 

¿Cómo evitar estar endeudado?

Para evitar problemas económicos, por gastar por encima de los ingresos percibidos, es recomendable tener un control de la capacidad de gasto, aunque va a depender de factores como el patrimonio de cada persona o familia y de los ingresos por salario, es decir, la renta, lo idóneo es la suma de las cuotas por intereses y la amortización de capital no superen el 40% de las rentas”.

En Canarias, de media, la deuda de los hogares que recurren a la Ley de Segunda Oportunidad se sitúa en cerca de 70.000 euros. Esta ley es un mecanismo que se creó en 2015 para ayudar a particulares y autónomos en situación de insolvencia. Estos no pueden hacer frente a sus obligaciones de pago, a eliminar total o parcialmente sus deudas y tener la oportunidad de empezar de cero.

Canaria Sin Deuda gestiona desde su origen una cartera de más de 178 millones de euros en deudas, ayudando a más de 2.000 familias a disponer de una segunda oportunidad. 

Ir arriba