Los ciudadanos de Lanzarote cuentan con un nuevo despacho de abogados dedicado exclusivamente al asesoramiento en materia de reestructuración y eliminación de deudas a través de la llamada Segunda Oportunidad. Canarias sin Deuda, bufete especializado en la gestión de casos de endeudamiento que afecten a personas individuales, familias y autónomos, abre sus puertas en la isla.

La empresa abrió sus puertas en el año 2020 en Santa Cruz de Tenerife y se ha ido expandiendo, abriendo seguidamente una nueva oficina en Las Palmas de Gran Canaria. El siguiente paso ha sido la apertura de su nueva oficina de Lanzarote, situada en la Avenida Fred Olsen nº 6 – 1º Planta – Local 4 – Edificio El Islote (CP 35500, Arrecife).

Aunque el despacho ofrece la posibilidad a cualquier ciudadano canario de tramitar su caso a través de Internet con plena seguridad, la meta de Canarias Sin Deuda es mantener presencia física en cada vez más puntos del Archipiélago. Tal y como explican desde el Dpto. Jurídico, “con mucho trabajo y dedicación, hemos conseguido crear la primera empresa canaria especializada única y exclusivamente en la aplicación de la Ley de Segunda Oportunidad». Tenemos presencia, ya sea física o digital, en todas las Islas y nuestra expansión es la mejor prueba que podemos ofrecer de que este procedimiento funciona y puede ayudar a miles de familias”.

Abrimos en Lanzarote nueva sede para estas más cerca de ti

La apertura de esta nueva oficina coincide con un momento clave para la economía de muchas familias canarias, afectadas por la coyuntura económica relacionada con la pandemia por coronavirus. También con un momento de ‘pico’ de sobreendeudamiento, relacionado con la Navidad y el periodo de rebajas. Miles de familias ponen en riesgo su salud financiera en estas fechas. La herramienta se vuelve clave en estos momentos, permitiendo aligerar la carga económica de miles de personas.

Hacia una solución a medida para los casos de endeudamiento familiar en las Islas

Canarias Sin Deuda centra su actividad en la aplicación de la llamada Ley de Segunda Oportunidad. Esta norma tiene como objetivo principal aliviar el peso del sobreendeudamiento en autónomos y particulares. De esta forma, permite llegar a un reequilibrio entre acreedores y deudores. Así, es posible cancelar ciertas deudas del afectado por un sobreendeudamiento, siempre que se demuestre su buena fe, entre otros requisitos.

La Ley de Segunda Oportunidad no es un mecanismo para evitar pagar las deudas de un particular o autónomo: su objetivo es propiciar una reestructuración de su pago y llegar a un nuevo equilibrio entre acreedores y deudores. En última instancia, se puede llegar a producir la exoneración de la deuda si es verificable que la persona es incapaz de saldarla.

Cuando una persona prevé que no puede hacer frente a sus pagos con normalidad, lo mejor es acudir a esta norma. Permite, a través de distintos trámites legales, negociar con los acreedores para alcanzar acuerdos y compromisos de pago a futuro. En última instancia, logra que se les perdone parte o la totalidad de la deuda. Es importante recordar que este proceso se debe llevar a cabo por parte de abogados especializados. Lo único que debe hacer el afectado es aportar la documentación sobre su situación financiera y cumplir con los pasos que se le vayan indicando a lo largo del proceso: Canarias sin Deuda realizará el asesoramiento desde el inicio hasta la finalización del trámite.

Nuestro objetivo: ayudas a las familias canarias

Tal y como asegura la responsable del Dpto. Jurídico en Canarias Sin Deuda, “nuestro objetivo es ayudar a los ciudadanos de las Islas Canarias en una situación económica compleja. Reestructuramos sus deudas y les otorgamos una segunda oportunidad”. El despacho ofrece una primera cita gratuita para evaluar la posición financiera del afectado. A partir de ahí, comienza a calcular sus recursos disponibles para hacer frente a su deuda. “En función del caso, es posible llegar a un acuerdo con sus acreedores para cancelar parte de sus deudas; en otros será viable incluso su completa cancelación”, recuerda.

“Gracias a la reestructuración de deudas, el cliente podrá volver a pedir financiaciones, desaparecer de los listados de morosos, volver a tener tarjetas de crédito y empezar una nueva vida libre de deudas”. La propia Ley de Segunda Oportunidad lo deja claro: su objetivo es permitir que una persona física, “a pesar de un fracaso económico empresarial o personal, tenga la posibilidad de encarrilar nuevamente su vida e incluso de arriesgarse a nuevas iniciativas, sin tener que arrastrar indefinidamente una losa de deuda que nunca podrá satisfacer”.

Ir arriba